Aedes Aegypti: el mosquito portador del dengue, la fiebre amarilla o el zika

El nombre de aedes aegypti puede resultar extraño, pero si hablamos del mosquito portador del dengue, la fiebre amarilla o el virus del zika, empieza a ser más conocido.

Este mosquito es originario del hemisferio sur dado que tiene especial preferencia por los climas cálidos. En los últimos años se ha vivido un cambio de paradigma como vamos a ver a continuación, el aumento de la temperatura media global y la mejora de los transportes ha causado que el mosquito aedes aegypti esté presente también en zonas no tan cálidas.

Características del aedes aegypti

Este mosquito es fácilmente reconocible por sus marcas en su torso y sus 6 patas muy largas. Tiene un color predominante que será el negro, pero presenta ciertas manchas blancas muy características. Gracias a estas manchas blanquecinas, se le conoce en algunos países de Latinoamérica con el nombre de “mosquito zancudo de patas blancas».

El aedes aegypti mide entre 0,5 y 1 cm, aunque puede aumentar con sus patas totalmente extendidas y sus alas abiertas. Tiene dos pares de alas translúcidas y 3 pares de patas, dos pares en la parte trasera y un par en la parte superior de su tórax.

Controlar los mosquitos es difícil. No es rápido; no es fácil. Es necesario trabajar día tras día para rastrear dónde están los mosquitos y aplicar de manera segura los métodos apropiados de control (Tom Frieden).¡Haz volar al pajarito!

El ciclo de vida de este mosquito se basa en alimentarse durante el día, algo que no sucede en muchos mosquitos que son más activos durante la noche.  El aedes aegypti tiene una esperanza de vida de entre uno a dos meses, aunque puede ser algo menor si el clima no es lo suficientemente cálido.

¿Dónde vive este mosquito?

El aedes aegypti tiene preferencia por las zonas de agua estancada, sobretodo con muchas flores o zonas de animales.

Aedes aegypti sin sangre

Los mosquitos viven tanto en exteriores como interiores, y de día y de noche, aunque de día están más activos, especialmente al amanecer y al atardecer.

Reproducción del aedes aegypti

El proceso de reproducción de este mosquito es bastante similar al del resto de su familia. Pasa por cuatro fases desde que es un huevo hasta que se convierte en un mosquito de edad madura.

En la primera fase, la hembra coloca los huevos en el agua sin importar la ubicación. Se estima que coloca hasta unos 400 huevos en el agua en cada proceso, por lo que alguno de los mosquitos va a sobrevivir por estadística.

Los huevos que habían sido colocados en el agua pasan a convertirse en larvas en la segunda fase. En este momento las crías del aedes aegypti tienen un proceso de desarrollo de entre 5 a 10 días hasta pasar a la siguiente fase.

La forma en que el Zika se propaga es principalmente a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti en lugares que no tienen pantallas ni aire acondicionado (Tom Frieden).¡Haz volar al pajarito!

En la tercera fase, se convierten en lo que se conoce como pupas. Las larvas pasan a transformarse en mosquitos, pero antes tienen un periodo de 3 días. En el que las pupas del aedes aegypti no se alimentan y respiran a partir de sus trompetas ubicadas en el cefalotórax.

Este proceso los prepara para la última fase, en la que la pupa se abre y da paso a un mosquito que saldrá al exterior totalmente desarrollado en edad adulta. Las condiciones climáticas influyen directamente en el periodo anterior. Si la temperatura es algo fresca, la tercera fase se puede alargar uno o dos días más.

Riesgo de transmisión de enfermedades

El aspecto diferencial de este mosquito es que transmite enfermedades tan peligrosas como el dengue, la fiebre amarilla, la fiebre del Zika o el chikunguña.

Este mosquito no tiene capacidad en sí misma para infectar. Actúa como portador de virus. La transmisión de estas enfermedades se produce cuando el aedes aegypti pica a una persona —en menor medida un animal—, que ya tenía esta enfermedad. El mosquito portará esa enfermedad y picará a otra persona que la va a contraer gracias a eso.

Las enfermedades nombradas anteriormente son relativamente comunes en los países del sur; en América, Africa, el sur de Asia y el norte de Oceanía. La OMS estima que casi el 40% de la población mundial vive en zonas de riesgo por enfermedades provocadas por la picadura del mosquito aedes aegypi.

A esto hay que sumarle que en algunos de los países con mayor incidencia, la atención médica es aún algo deficitaria. Esta situación provoca que las muertes por enfermedades derivadas de la picadura de este mosquito sean una de las principales causas de muerte.

Larvas de mosquito en agua

El mosquito aedes aegypti ha vivido siempre en latitudes cálidas del hemisferio sur. Lo cierto es que cada vez se están notificando más ejemplares en latitudes más al norte como lo pueden ser Oriente Medio, América Central, países del Caribe, la costa este de Estados Unidos, Japón, Filipinas, e incluso la zona sur de Europa.

El aedes aegypti y el cambio climático

El cambio climático es la principal causa de este cambio de hábitat repentino. El aumento de la temperatura media global ha obligado a muchas especies a adaptarse. El hecho de que en países con latitudes más al norte haya aumentado la temperatura media, significa que el rango en el que puede vivir este mosquito se amplía.

Por si esto fuera poco, el aumento de los viajes y la facilidad para viajar han provocado que este mosquito se mueva con mucha facilidad por todo el mundo. Los mosquitos tienen una facilidad especial para colarse prácticamente en cualquier lugar durante un viaje y aparecer en lugar de destino dispuestos a seguir alimentándose allí. Este es el caldo de cultivo perfecto para que se transmitan enfermedades nunca vistas en el hemisferio norte.

Un ejemplo de cómo puede llegar el aedes aegypti a otros países es metiéndose en los aviones. También en coches, maletas e incluso en los bolsos del viaje. Esto no significa que haya que encender todas las alarmas, porque es muy posible que el mosquito no sea capaz de sobrevivir en el lugar de destino durante mucho tiempo (al menos por ahora).

Un mosquito que viaje desde Brasil hasta Finlandia evidentemente no va a sobrevivir porque no está acostumbrado a temperaturas tan bajas. Por lo general el riesgo de transmisión local suele ser bastante bajo. Si el mosquito no está cómodo en el lugar de destino su capacidad para picar se reduce drásticamente.

Si te ha gustado el artículo, también te recomendamos:

Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!
Proyecto Tierra

Nos apasiona la naturaleza, subir y bajar montañas y ver animales en libertad. Aprendemos del mundo natural a cada paso que damos mientras nos asombramos de su grandeza y majestuosidad. Soñamos con un mundo sano y sostenible. Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las novedades.

Deja un comentario