¿Cómo se recicla el plástico? (y por qué es tan importante)

El cambio climático ha dejado en evidencia que el modelo de consumo que seguíamos hasta la fecha ya no es efectivo. Por ello, es importante plantearnos cómo se recicla el plástico. Sistemas como el monoenvase para todo y el abuso del uso del plástico deben acabar si queremos paliar unas consecuencias cada vez más visibles.

Una de las mejores formas para reducir la cantidad de residuos plásticos pasa por utilizar envases reutilizables o sustitutivos de materiales como papel, brick o cartón. Reciclar el plástico es también un factor clave.

Impacto del plástico en la sociedad

El plástico está presente en casi la totalidad de objetos de nuestro día a día, desde objetos como relojes, cargadores de móvil, bolígrafos o gafas, hasta productos envasados (destacando en productos de alimentación).

En muchas ocasiones las empresas son conscientes del abuso que hacen del plástico, pero el hecho de que no tomen medidas claras deja en manos del consumidor comprar artículos con mayor o menor cantidad de plástico.

Más que una obligación, reciclar es una necesidad.¡Haz volar al pajarito!

Para hacernos una idea de la magnitud de la cantidad de plástico que se gastas, según GreenPeace los residuos plásticos tardan 500 años en desintegrarse. A lo que hay que aclarar que se generan de media unos 250 kilos de plástico por persona al año.

Por ejemplo, una bolsa de plástico comprada en un supermercado tiene una vida útil media de 15 minutos y tardará 500 años en desintegrarse. Como vemos, el impacto que causa el plástico en la naturaleza es enorme, y para ello la mejor manera de evitar que estos residuos acaben en el mar o montes es reciclarlo.

¿Cómo se recicla el plástico en casa?

Es muy sencillo reciclar el plástico en casa. Hay que tener en cuenta que el plástico está presente en muchos productos más allá de los típicos botes de champú o botellas de agua. El plástico también está presente en las redes de la fruta, bricks, bandejas de poliestireno —muy comunes en envases de carne—, aerosoles, latas, papel transparente, etc.

Una forma sencilla y rápida de reciclar el plástico en casa es colocar un cubo de basura amarillo específico para residuos plásticos. De esta manera se recomienda utilizar los mismos colores que los que se encuentran en la calle para que no haya confusión. Lo más sencillo es colocar este cubo de basura junto al cubo orgánico de residuos habituales, así será muy fácil separar los plásticos de lo orgánico.

También hay otras personas que se decantan por utilizar una trituradora de plástico doméstica. Esto tritura el plástico para que ocupe menos, pero es importante aclarar que no lo desintegra, esos residuos deben llevarse igualmente al contenedor amarillo.

La trituradora de plástico puede ser una solución para que reciclar sea aún más cómodo, y complementar a la idea de añadir una basura específica para el plástico en casa, que luego se llevará al contenedor amarillo.

¿Cómo se recicla el plástico en una planta?

Antes que nada, hay que saber qué tipo de plásticos son reciclables y cuáles no. Por lo general, los plásticos que no estén mezclados con otros materiales se pueden reciclar. Hay plásticos que son difíciles de separar. Por ejemplo, algunos están muy degradados debido a las condiciones atmosféricas. Otros han sido modificados por ciertos colorantes que hacen que se modifique la composición del plástico original.

Reciclar es tan vital como pensar dos veces la forma y formato del producto que compramos.¡Haz volar al pajarito!

El proceso de reciclaje comienza tras echar los deshechos de plástico en el contenedor amarillo de la calle. En este contenedor se depositan todos los envases de plásticos que previamente se han seleccionado en casa, posteriormente se llevarán a una planta de selección.

Separación y clasificación

En las plantas de selección se separan los distintos materiales y se clasifican según composición y color. La separación de color es muy importante porque permite controlar el tipo de colorante que se ha utilizado en cada plástico.

Se estima que cada planta de selección puede tratar hasta 3.000 kilos de plástico al día, aunque lógicamente dependerá de su tamaño. Teniendo en cuenta que en las ciudades puede haber varias plantas de gestión de plásticos, la cantidad de plástico que se selecciona y trata al día es enorme.

En estas plantas de tratado de residuos se rompen y trituran los pequeños trozos de plástico para crear lo conocido como grazna (pequeñas virutas de residuos de plástico).

La grazna facilitará el tratamiento de estos residuos. A continuación, pasan por un proceso de lavado, se cubren bien los trozos de plástico con agua, y se dejan las impurezas más grandes y más densas abajo.

Los residuos se secan mediante una centrifugación intensa en la que se eliminan todas las impurezas que se han podido dejar en los anteriores procesos. Luego se homogeneiza toda la grazna mediante un proceso mecánico en el que se intenta lograr un color y textura uniforme de toda la masa de plástico.

Estos residuos tienen que volver a pasar por un control de calidad en el que se vuelve a depurar el material por precaución. De nuevo se le vuelve a dar la forma deseada, generalmente en bloques para facilitar su almacenamiento y transporte. Es importante desprenderse bien de los tintes, por lo que el color pasará por unos controles de calidad específicos. Finalmente se conseguirá una una nueva grazna lista para producir nuevos productos.

¿Qué se hace con el plástico reciclado?

Una vez que ya sabemos cómo se recicla el plástico es necesario darle una nueva vida. La mayoría de objetos de plástico pueden tener una segunda vida, mediante el reciclado se puede utilizar un plástico alargando su vida útil, de esta forma se reduce considerablemente la huella que dejará en el medioambiente.

Lo que empezó siendo una basura de residuos plásticos entrando en la planta de reciclaje, ahora ha pasado a ser un conjunto de plástico que se puede utilizar como materia prima para fabricar otros productos.

Hoy en día está aumentando la conciencia medioambiental y cada vez son más los consumidores que reclaman productos más sostenible y fácilmente biodegradables. Por ello, el plástico reciclado que sale de las plantas de reciclado se suele vender a empresas que lo utilizarán en sus diversos procesos de fabricación.

Los productos más comunes que se fabrican principalmente con plástico reciclado son botellas de plástico, bolsas, cajas o tapones de botellas. En los últimos años estamos empezando a verlo en prendas de ropa como calzado o camisetas.

Si te ha gustado el artículo cómo se recicla el plástico, también te recomendamos:

Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!
Proyecto Tierra

Nos apasiona la naturaleza, subir y bajar montañas y ver animales en libertad. Aprendemos del mundo natural a cada paso que damos mientras nos asombramos de su grandeza y majestuosidad. Soñamos con un mundo sano y sostenible. Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las novedades.

Deja un comentario