Consecuencias de la deforestación: Un problema a nivel mundial

La deforestación es un problema que se ha profundizado en los últimos años, generando consecuencias inmediatas, a mediano y largo plazo que han afectado el funcionamiento de algunos procesos naturales que repasaremos en este artículo.

¿Qué es la deforestación?

Para comenzar, es importante repasar qué es la deforestación antes de ahondar en sus consecuencias. La deforestación puede entenderse como la eliminación permanente de los bosques por actividad humana, incluyendo actividad de agricultura o ganadería, urbanizar los espacios o actividades de minería, entre otras.

De cualquier forma, las consecuencias de la deforestación afecta al funcionamiento natural de los ecosistemas, el clima y la biodiversidad. A partir de 1960, las actividades humanas han ido en crecimiento exponencial, lo que ha encendido las alarmas por sus efectos negativos en los ecosistemas.    

Consecuencias de la deforestación

Las consecuencias de la deforestación atacan diferentes ámbitos de los ecosistemas. A continuación, repasaremos algunas de las consecuencias más importantes.

Alteración del ciclo del agua

El ciclo del agua es fundamental para la vida en la tierra. El agua de los océanos y el agua dulce se evapora, para luego condensarse en las nubes y producir lluvia. Además, los árboles son un factor esencial en este proceso, ya que también extraen agua subterránea y la liberan a la atmósfera en la fotosíntesis.

Entonces bien, una vez se produce la lluvia, el agua vuelve a ser subterránea hasta cumplir el ciclo nuevamente y llegar a las masas de agua. Ahora, los árboles que son talados por la deforestación generan un desequilibrio en la cantidad de agua que se libera a la atmósfera.

De esta forma, las zonas deforestadas terminan con un suelo estéril y seco, que anteriormente era húmedo y productivo gracias a la buena cantidad de árboles que tenía.

El fenómeno descrito se llama desertificación y esto aumento el riesgo de incendio, así como una disminución en la vida de plantas y animales.

Pérdida de la biodiversidad como consecuencia de la deforestación

Una de las consecuencias de la deforestación que más impacto tiene es su amenaza frente a la biodiversidad. En términos generales, los bosques son el lugar de encuentro de diferentes especies. Éstos albergan desde especies raras a un total del 80% de los animales y plantas de la Tierra.

La deforestación implica poner en peligro el lugar donde habitan diferentes especies. Esta situación genera desequilibrios naturales que afectan el funcionamiento de las interdependencias de las diferentes especies. 

Erosión del suelo

Los suelos de los bosques se caracterizan por ser ricos en materia orgánica, haciéndose más resistentes a la erosión, el clima adverso y los fenómenos meteorológicos. En gran parte, los árboles son los protagonistas de esta riqueza del suelo, gracias a contar con una cubierta arbórea que bloquea el sol; el suelo se seca lentamente.

En ese sentido, la deforestación hace que el suelo quede a la intemperie y pierda sus propiedades orgánicas, haciéndolo frágil y más susceptible a los desastres naturales como inundaciones o desprendimiento de tierra.   

Consecuencias de la deforestación: Emisiones de gases de efecto invernadero

Los gases de efecto invernadero atrapan el calor en la atmósfera terrestre, esto hace que se acentúe el cambio climático en todo el mundo. Sin embargo, los árboles no solo liberan oxígeno y agua, también son capaces de absorber el dióxido de carbono, es decir, funcionan como un filtro ante el efecto invernadero.

Una vez se corta un árbol, el dióxido de carbono que se almacena en su tronco se libera a la atmósfera y, por supuesto, los árboles que no están vivos no pueden hacer su labor como filtro. Por ello, las zonas donde se eliminan árboles en una gran extensión de terreno sufren consecuencias en la absorción del dióxido de carbono.

La acumulación de los gases de efecto invernadero genera cambios meteorológicos que afectan a los animales y a las plantas, como vienen advirtiendo los científicos desde hace unos años. Estos cambios también nos afectan de manera directa a los humanos, con situaciones de mayores incendios, sequías o inundaciones y temporales.

Riesgo de alimentos para el futuro

La deforestación puede generar un problema para la sustentabilidad de los alimentos. La desintegración y debilidad del suelo a partir de la deforestación puede generar una falta de abundancia a largo plazo, poniendo en riesgo la producción de alimentos gracias a un bajo rendimiento.

Deforestación en la amazonia brasileña

Actualmente, más del 50% del suelo utilizado para la producción alimentaria ha sufrido daños por la desintegración del suelo y su debilidad.   

Pérdida de hogares y medios de vida

Como repasamos anteriormente, la deforestación tiene un efecto directo en la biodiversidad. En particular, una de las consecuencias de la deforestación es la destrucción del hábitat natural de muchos animales y plantas. Esto significa atentar directamente con sus vidas.

Los árboles le ofrecen cobijo a muchas especies que viven en los bosques, además, sirven como reguladores naturales de la temperatura y su inexistencia aumenta la variación de temperatura entre el día y la noche, lo que puede significar una sentencia de muerte para muchas especies.

No solo eso, en las selvas tropicales y los bosques viven comunidades indígenas que tienen su sustento y forma de vida gracias a la vegetación. Por ello, la deforestación tiene un efecto inmediato en estas comunidades a quienes se les arrebata su forma de vida, desalojándolos y cambiando su estilo de vida radicalmente.

Por lo general, se desalojan las comunidades indígenas antes del comienzo de la deforestación. Sin embargo, el efecto no deja de ser negativo al cambiar su forma de vida sin previa preparación.

Contribuye al cambio climático

La deforestación tiene consecuencias importantes para el cambio climático. Los árboles tienen la labor de regular la temperatura al lazar oxígeno y vapor de agua al aire. La falta de árboles aumenta la variación de la temperatura y genera un clima más seco que provoca desajustes ambientales inesperados.

No solo eso, los árboles controlan la temperatura a partir de la absorción de los gases que provocan el efecto invernadero. Entonces, al eliminar los filtros de gases invernaderos, es decir, los árboles, es inevitable que la temperatura global aumente y desestabilice ciertos ecosistemas.

Conclusiones de las consecuencias de la deforestación

Las consecuencias de la deforestación se pueden observar a corto, medio y largo plazo, afectando la biodiversidad y el funcionamiento natural del ecosistema. Sin duda, la deforestación es un problema que debe enfrentar la humanidad para ayudar a que el cambio climático no avance en la dirección equivocada.

Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!
Juan Álvarez

Apasionado de la naturaleza y los viajes. Pierdo la noción del tiempo viendo animales en libertad (y cuando no puedo, viendo documentales de la BBC).

Deja un comentario