Contaminación electromagnética: Qué es, causas y efectos adversos

La contaminación electromagnética, muy al contrario de lo que pueda parecer, es un tipo de contaminación bastante desconocida para la mayoría de las personas. En los últimos años, se está hablando más al respecto de este tipo de contaminación. A continuación vemos con más detalle de qué trata.

Qué es la contaminación electromagnética

Se considera contaminación electromagnética a la sobreexposición de emisiones electromagnéticas generadas por equipos electrónicos. Es decir, podemos definir la contaminación electromagnética como una presencia descomunal de radiación de cualquier frecuencia. Por ejemplo, las ondas de televisión o del teléfono emiten distintas frecuencias de campos electromagnéticos y los efectos se van sumando creando riesgo para los seres vivos (incluidos los humanos).

Debido a la masificación del uso de la tecnología en los últimos años, es prácticamente imposible encontrar un lugar en el mundo que esté libre de radiación. Este hecho, ha sido uno de los principales razones que ha conseguido modificar el medio ambiente electromagnético que nos rodea.

Mira profundamente la naturaleza y entonces comprenderás todo mejor. (Albert Einstein)¡Haz volar al pajarito!

Aunque todavía no hay estudios suficientes y no se ha llegado a un consenso, se puede afirmar que esta contaminación afecta al bienestar y a la reproducción de todos los seres vivos.

Causas de la contaminación electromagnética

En los últimos años, nuestro entorno se ha visto inundado de nuevas tecnologías y, por consiguiente, estamos expuestos a infinitos campos electromagnéticos artificiales. Aunque hay infinidad de fuentes que son capaces de generar dicha contaminación, la mayoría son fruto de la actividad humana y del desarrollo tecnológico de la sociedad. Algunas de estas fuentes son:

  • Conexiones wifi
  • Antenas de telefonía
  • Líneas de alta tensión
  • Televisiones
  • Subestaciones eléctricas
  • Radio
  • Electrodomésticos
  • Radares
  • Conexiones Bluetooth

Prácticamente todos los objetos que nos rodean lanzan campos electromagnéticos artificiales.

Efectos adversos sobre la salud de la contaminación electromagnética

Sabemos que dichas radiaciones pueden ser patológicas según el tiempo de exposición, de la potencia y de las características del organismo.

Al ser un riesgo invisible que provoca daños de forma silenciosa y a largo plazo, el ser humano no está tan concienciado al respecto. Es importante que nos demos cuenta que estamos siempre sometidos a campos de radiaciones estemos donde estemos: casas, colegios, hospitales, parques… apenas existen zonas que estén libre de radiaciones.

Algunas consecuencias para la salud

  • Problemas neurológicos: algunos ejemplos pueden ser migrañas, irritabilidad o temblores.
  • Alteraciones cardiovasculares: según distintos estudios, se cree que este tipo de contaminación puede provocar variaciones en la tensión arterial o en la frecuencia cardíaca.
  • Problemas reproductivos: puede producir cambios en el ciclo menstrual de la mujer que derivaría en infertilidad o problemas en la gestación.
  • Desarrollo de cáncer o tumores: la contaminación electromagnética puede estar entre los factores que predispongan la aparición de dicha enfermedad. La radiación afecta al ADN de las células, por lo que una exposición prolongada puede afectar en este hecho.
  • Problemas hormonales: las radiaciones también pueden producir problemas hormonales relacionados con la producción de hormas sexuales. Además, tal y como hemos mencionado anteriormente, la radiación afecta a la producción de melatonina, la cual está muy relacionada con los ciclos biológicos, que también pueden verse afectados.
  • Cefaleas: otra consecuencia negativa para la salud es la aparición de dolores de cabeza muy fuertes, cefaleas o migrañas.
  • Sistema inmune: la contaminación electromagnética puede atacar en el sistema inmune y predisponer el desarrollo de enfermedades.
  • Problemas con la piel: la radiación puede provocar algunos problemas dermatológicos como alergias cutáneas.

Qué es el espectro electromagnético

Otro tema del que es importante hablar es sobre el espectro electromagnético, el cual es el encargado de representar la distribución de las ondas electromagnéticas, dependiendo de la longitud de onda y de su frecuencia.

Si las clasificamos según su frecuencia nos podemos encontrar ionizantes y no ionizantes:

  • Radiación ionizante: pertenecen a este grupo las radiaciones con frecuencia muy alta y con la capacidad de romper los enlaces entre las moléculas. Éstas frecuencias tienen unos elevados efectos cancerígenos.
  • Radiación no ionizante: dentro de este grupo podemos encontrar las de baja frecuencia (como la red eléctrica de nuestra casa), y las de alta frecuencia (como el wifi o el microondas). Este tipo de radiación se considera que puede aumentar los efectos de enfermedades a largo plazo.

Cómo son las fuentes de emisión de las ondas electromagnéticas

Dentro de las ondas electromagnéticas de emisión, nos podemos encontrar distintas frecuencias:

  • Baja frecuencia: dentro de ellas estableceríamos las líneas de tensión y los transformadores eléctricos, entre otros. También podemos encontrar cualquier objeto de nuestro día a día como los ordenadores, secadores, hornos…
  • Alta frecuencia: en este tipo de ondas podemos encontrar las antenas de telefonía, los teléfonos móviles o los aparatos que vigilan a los bebés, entre otros.

Soluciones que minimicen la contaminación electromagnética

Aunque es prácticamente imposible eliminar por completo este tipo de radiación, sí que hay posibilidad de disminuir esta contaminación y los efectos adversos que produce sobre los seres vivos. Algunas de ellas pueden ser:

  • Reducir el número de antenas de telecomunicaciones o las torres de alta tensión que se encuentran cerca de las viviendas.
  • Reducir al máximo la utilización del teléfono móvil, tanto en adultos como en niños, ya que no solo provoca una contaminación electromagnética, sino que está acarreando otros problemas como las adicciones.
  • En la medida de lo posible, evitar que el microondas, los hornos o las lavadoras se encuentren cerca del dormitorio. Dichos electrodomésticos, aunque no se encuentren en funcionamiento, siguen emitiendo radiación.
  • Al igual que en el caso anterior, en la medida de lo posible hay que reducir la utilización del aire acondicionado ya que también emite radiación electromagnética.
  • Si es posible, deberíamos comprobar las emisiones de nuestros electrodomésticos.
  • No poner los ordenadores portátiles o las tablets directamente apoyados sobre nuestras piernas.
  • No poner aparatos eléctricos, como los móviles, cerca del lugar donde dormirnos ya que siguen emitiendo radiaciones electromagnéticas.

Como hemos podido ver, la contaminación electromagnética tiene una gran influencia en el entorno y presenta un gran factor de riesgo para los seres vivos. Por lo que tenemos que tomar consciencia de ello y reducir la exposición.

Si te ha gustado el artículo, también te recomendamos:

Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!
Proyecto Tierra

Nos apasiona la naturaleza, subir y bajar montañas y ver animales en libertad. Aprendemos del mundo natural a cada paso que damos mientras nos asombramos de su grandeza y majestuosidad. Soñamos con un mundo sano y sostenible. Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las novedades.

Deja un comentario