Desierto de Namibia: El más antiguo del mundo

También conocido como el desierto del Namib, se trata de un muy importante desierto ubicado en África que se termina extendiendo en la costa de Namibia, entre el río Kunene y el río Orange, el cual marca el límite de la frontera de la República de Sudáfrica y, al norte, entre Namibia y Angola.

Es conocido por ser el desierto más antiguo del mundo. Existe desde hace aproximadamente 65 millones de años, un desierto único que toca el mar.

Aunque en otras ocasiones ya hemos hablado de otros desiertos, como el del Gobi y el vecino Kalahari, en esta ocasión nos centramos en el desierto del Namib. Vamos con ello.

Flora y fauna del desierto del Namib

Este desierto existía en la era de los dinosaurios. Hoy por hoy, cuenta con una flora rica y variada de incalculable valor. En ella habitan osos marinos, suricatos, rinocerontes, elefantes, camaleones y gacelas.

En el caso de la flora, podemos encontrar a la nara, que es un arbusto sin hojas y lleno de espinas. Por otro lado tenemos a la famosa Welwitschia, que es la planta nacional. Posee una altura similar a la de un humano y tiene un tiempo de vida de aproximadamente 1.500 años.

Sossusvlei – Desierto del Namib

Estas dos plantas han logrado evolucionar a tal punto de adaptarse a la vida seca y desértica perfectamente.

La costa de los esqueletos del desierto

Se trata de un trozo de la costa Occidental del continente, localizada en este desierto. Su nombre se debe a la gran cantidad de esqueletos de ballenas que se pueden apreciar fuera del agua. También por la cantidad de barcos que han quedado varados en sus costas.

En ella llega la corriente fría de Benguela, una corriente oceánica gélida que se dirige al norte paralela a la costa oeste de la África Austral, y conforme se acerca al ecuador, el frío se pierde y se vuelve más cálida. Esta corriente genera nieblas oceánicas de manera muy ocasional durante el año.

Un desierto es un lugar sin expectativas (Nadine Gordimer).¡Haz volar al pajarito!

Cabe destacar que no sólo se pueden encontrar los esqueletos de ballenas, sino también de otras criaturas (como elefantes). Gracias a todo lo que la compone, esta zona es conocida como una de las experiencias geológicas más increíbles de mundo, donde incluso pueden apreciarse hermosos atardeceres. La costa está ubicada en la zona occidental y Damaraland, justo donde queda el Parque Nacional Etosha.

El Deadvlei en el desierto del Namib

El Deadvlei es una traducción de inglés y africano para hacer referencia a la palabra “pantano muerto». A pesar de su nombre, no es nada de lo que se podría espera. Es básicamente un lago seco lleno de arcilla blanca que tiene en su territorio distintos árboles que también murieron, a excepción de otras plantas que sí se adaptaron. Probablemente sea una de las zonas del desierto del Namib más turísticas.

El suelo de arcilla se formó luego de que el río Tsauchab lo inundara, dejando el rastro de un pantano poco profundo. En el momento de que el clima de la zona cambió drásticamente, este pantano se resecó y los árboles no se adaptaron a este nuevo entorno.

Cuando la arcilla sustituyó al pantano, largas dunas rodearon la superficie, bloqueando todo posible el acceso de futura agua. En este ecosistema, solo sobrevivieron plantas como la nara y la salsola, las cuales aprendieron a resistir y a aprovechar la neblina, la corriente de Benguela y surtirse de escasas lluvias ocasionales.

Tuve que vivir en el desierto antes de poder entender el valor total de la hierba en una zanja verde (Ella Maillart).¡Haz volar al pajarito!

Sujetos firmemente a la superficie de arcilla, se encuentran los esqueletos restantes de los árboles que no sobrevivieron. Son de un tono muy oscuro gracias a su continua exposición a la luz solar, que los ha ido quemando días tras día, parecerán petrificados de alguna manera.

El desierto del Namib: El cañón de sesriem

Se trata de un cañón ubicado en el río Tsauchab, que curiosamente es el mismo que inundó al Deadvlei en un inicio, transformándolo en un pantano.

El cañón tiene aproximadamente un kilómetro de largo y posee 30 metros de profundidad de roca solidificada. Su nombre proviene del alemán, con el significado de “seis cinturones», esto es debido a que los primeros pobladores  del Dorslandtrekker tuvieron la necesidad de atar seis cinturones hechos con pieles de antílopes para poder llegar al fondo y extraer agua.

Costa de los esqueletos – Desierto del Namib

Cabe destacar que este cañón lleva aproximadamente unos cinco millones de años en la zona según distintas evidencias.

Walvis Bay: La ciudad en el desierto del Namib

Walvis Bay es el puerto y accidente costero más importante y significativo del país, donde habitan aproximadamente unas 80.000 personas. Por la gran profundidad de esta zona, ha sido por mucho tiempo un refugio para buques.

Esta bahía lleva consigo un brazo de arena de nombre «Punta Pelícano», que sirve como un rompeolas natural para evitar que la ciudad sufra las consecuencias del fuerte oleaje.

Sus aguas que son ricas en plancton y con una activa vida marítima, atrajeron un increíble número de ballenas que a su vez atrajeron barcos balleneros y buques de pesca. De hecho, el mar se suele adentrar en la arena de la costa del puerto, lo que provoca que existan lagunas de superficie plana. En ellas habitan unas 200.000 aves migratorias aproximadamente, como lo es el caso de los flamencos y pelícanos, convirtiéndose en el humedal más importante de África.

Cabe destacar que no sería nada extraño que algunos residentes sepan hablar español. La ciudad acoge a muchos trabajadores de distintas empresas de pesca de España.

El cabo Cross

El cabo Cross es un una figura de tierra inmensa que se proyecta directamente hacia el interior del mar. Se ubica en la costa africana del Atlántico Sur, precisamente la costa central de Namibia, al norte de Walvis Bay.

Es un área protegida, siendo ahora propiedad del gobierno de Namibia. Se trata del hogar de las mayores colonias de lobos marinos. Es un área que puede ser visitada para observar directamente el espectáculo de esta especie en el ecosistema cercano a la costa de los esqueletos. Sin duda es uno de los espectáculos naturales más memorables de Namibia.

Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!
Proyecto Tierra

Nos apasiona la naturaleza, subir y bajar montañas y ver animales en libertad. Aprendemos del mundo natural a cada paso que damos mientras nos asombramos de su grandeza y majestuosidad. Soñamos con un mundo sano y sostenible. Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las novedades.

Deja un comentario