Guano: El fertilizante ancestral con altos beneficios ecológicos

El guano siempre se ha valorado de una u otra manera. En la actualidad tiene una alta demanda como fertilizante en la agricultura ecológica.

Todo amante de las plantas conoce la importancia de un buen sustrato nutritivo en la preparación del suelo donde va a crecer el vegetal. Durante años se han utilizado fertilizantes inorgánicos, la elaboración de estos conlleva la degradación y erosión de los suelos además de otros efectos negativos.

A continuación aprendemos más del guano, origen, beneficios y otras curiosidades.

¿Qué es el guano?

El guano es un abono de origen natural de lenta absorción. Es el resultado final de la acumulación de restos vegetales y animales, como por ejemplo, la acumulación de excrementos de murciélagos, aves marinas y de las focas.

El guano es una excelente fuente de varios componentes que mejora el crecimiento de las plantaciones como lo son el potasio, el nitrógeno y el fósforo.

En general tiene como principal compuesto activo al nitrato de amonio (NH₄NO₃). Otros compuestos que se pueden encontrar en el guano son el ácido úrico (C5H4N4O3), ácido fosfórico (H3PO4) ácido oxálico (C2H2O4) y ácido carbónico (H₂CO₃).

Además de todo esto, en el guano también pueden encontrarse sales minerales de gran importancia para el desarrollo de las plantas.  

En otra ocasión, hemos hablado del compost, otro abono de tipo orgánico con altos beneficios ecológicos.

Origen del guano

La primera vez que se descubrió el guano fue en el año 1840 gracias a unos exploradores. La gran cantidad de aves y la poca presencia de lluvias en las Islas de Chincha, había dado origen a enormes montañas de excremento que se habían almacenado durante miles de años de manera natural.

Este fue el descubrimiento de uno de los depósitos de guano más grandes del mundo y de la mejor calidad. En un tiempo en el que el abono era lo más utilizado, esto dio una oportunidad importante para comerciar con el mercado europeo.

Poco a poco la exportación ha ido decayendo hasta el año 1909, cuando se agotaron las reservas de abono fósil. En el año 1915, el químico alemán Fritz Haber descubrió la manera de producir de forma artificial sustancias de alto contenido en nitrógeno. En este punto se inició la producción de fertilizantes artificiales y disminuyó el mercado del guano.

Las ventajas de usarlo

Como se ha mencionado en un principio, durante muchas décadas se han usado compuestos inorgánicos como los fertilizantes para mejorar el desarrollo de los vegetales en las plantaciones.

El problema con este tipo de fertilizantes, elaborados de manera inorgánica, es que desgastan y salinizan los suelos erosionándolos. Pese a que pueden funcionar al principio a la larga no son una buena solución.

El efecto de la aplicación de fertilizantes inorgánicos ha sido ampliamente investigado por los científicos en búsqueda de un mejor compuesto para mejorar los suelos de las plantaciones sin causar efectos degradantes para el ecosistema.

Actualmente, son ampliamente reconocidos los beneficios del uso del guano. Además de los compuestos activos y las sales minerales que ofrece y que hemos mencionado anteriormente. Es una rica fuente de flora microbacteriana (en el guano es posible hallar hongos y bacterias benéficas).

El sistema digestivo de las aves se encarga de reducir los compuestos complejos en sustancias más simples. Éstas mejoran las capacidades físicas y biológicas de las plantas.

Al abonar los campos utilizando guano, el nitrógeno, fósforo y los demás nutrientes presentes en su composición, están disponibles para que puedan ser absorbidos por las raíces de las plantas de forma inmediata. De esta manera se acelera y mejora la producción de cultivos y evita la degradación de los mismos.

Por último, el uso de guano ayuda a lograr un mayor rendimiento por hectárea en plantas frutales, hortalizas, leguminosas, cereales, entre muchas otras clases de plantaciones.

¿Cómo se encuentra el guano?

La mayor reserva de este producto, tan demandado a nivel mundial, está en Perú y algunas zonas costeras del norte de Chile. Estas reservas son producto de la interacción entre las corrientes de Humboldt y la corriente ecuatoriana.

Las playas de Chile crean un clima seco en donde la corriente marina arrastra algunos alimentos marinos hasta las áreas en las que están los peces. Esto sirve como alimento para las aves marinas.

Esta circunstancia, unida con la aridez de la zona, ha provocado la conveniente acumulación del excremento de las aves durante millones de años. Por esta razón, el guano puede acumularse hasta alcanzar espesores de hasta unos 30 metros en algunas zonas.

Sin embargo, también es posible “preparar” guano casero a partir de ciertos materiales e ingredientes fáciles de conseguir, a partir de desechos orgánicos cotidianos, restos de comida y tierra.

Tipos de guano

Existen dos tipos de guano, estos son los siguientes:

  • El guano blanco: este tipo es rico en nitrógeno, es el tipo de guano de formación más reciente, se forma en las cercanías de las plumas y los huesos de las aves marinas.
  • El guano rojo: por el contrario al guano de tipo blanco, el rojo es más rico en fósforo, lleva procesando desde hace miles de años, por lo que no es un recurso renovable.

¿Cómo y cuándo se debe utilizar?

Hay que tener en cuenta los siguientes dos puntos importantes.

  • Si lo que vas a abonar es la plantación de un huerto lo ideal es que se aplique cada 4 semanas luego del inicio de la temporada. El mejor periodo para el uso del guano es entre marzo y agosto. Se puede usar también en otoño, pero se debe tener cuidado pues la mala aplicación de este puede quemar la planta.
  • Si el guano es aplicado en un jardín debes optar por en inicio de la primavera.

El guano (si es de aves o de murciélago) suele servirse en forma de polvo, con lo que es ideal aplicarlo con cuchara. Con 2 cucharadas por maceta y será suficiente, aunque esto depende del tamaño de la planta y de la maceta. En el caso de macetas muy grandes, con 3 cucharadas bastará. De todas formas, lo normal es encontrar las cantidades necesarias en las etiquetas del producto.

Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!
Juan Álvarez

Apasionado de la naturaleza y los viajes. Pierdo la noción del tiempo viendo animales en libertad (y cuando no puedo, viendo documentales de la BBC).

Deja un comentario