Medidor de CO2: Qué es y para qué sirve

En los últimos meses la pandemia del COVID-19 ha provocado que el medidor de CO2 se haya convertido en el instrumento de moda. Son útiles para la ventilación de los edificios y han sido esenciales para la lucha contra el conoravirus en lugares cerrados como hospitales, colegios u oficinas.

A continuación, conoceremos cómo funciona un medidor de CO2 y cómo puede ayudar a controlar los niveles de dióxido en el aire.

¿Qué son los medidores de CO2?

Los medidores de CO2 son unos instrumentos que controlan la calidad general del aire. Teniendo en cuenta que el aire es heterogéneo, es decir, está compuesto por diversos gases y partículas existen muchas variables que se pueden medir en él.

Un medidor de CO2 se centra en el análisis de la composición de dióxido de carbono en la atmósfera. También es capaz de medir la cantidad de partículas u otros tipos de compuestos orgánicos volátiles. La medición de CO2 es un indicativo de la calidad del aire que hay en un lugar.

La contaminación nunca debería ser el precio de la prosperidad (Al Gore).¡Haz volar al pajarito!

Este instrumento es utilizado para cuantificar los parámetros de ventilación de una estancia. Los medidores de CO2 proporcionan datos útiles para controlar el caudal de ventilación mínimo que se necesita en una habitación para asegurar la renovación del aire.

Esta renovación del aire implica tener en cuenta el tamaño de la estancia, pero también el número de personas que se encuentran en la misma.

Parámetros de salubridad del aire

La función principal de un medidor de CO2 es determinar la calidad del aire de una edificación. La normativa vigente indica los distintos grados de salubridad del aire acorde al Documento Básico HS – apartado 3. Entre los métodos para indicar la calidad del aire utiliza la concentración de CO2 en el ambiente.

Los niveles de concentración de dióxido en el ambiente se miden en PPM (partes por millón), que indica el número de unidades de una sustancia que encontramos en comparación con la concentración de otra.

Diferentes calidades

A grandes rasgos, podemos distinguir cuatro calidades de aire:

  • Aire de calidad óptima: el medidor de CO2 indicará una concentración en PPM de 350 o menos. Esta concentración es necesaria en hospitales, laboratorios, clínicas, veterinarias y guarderías.
  • Aire de buena calidad: el medidor de CO2 indica un nivel de concentración en PPM de 500 o menos. Este indicativo se da en oficinas, salas comunes, aulas, museos, polideportivos, restaurantes, etc.
  • Aire de media calidad: el medidor de CO2 indica una concentración en PPM de 800 o menos. Estos niveles de CO2 se dan en lugares concurridos como puede ser grandes oficinas, edificios comerciales, cines, teatros, bares, centros comerciales, etc.
  • Aire de mala calidad: en este caso los niveles de CO2 indican una concentración de 1200 PPM o más. Estos niveles de concentración se tienen que evitar, puesto que la calidad del aire es bastante mala para estar expuesto a él de manera continua.

La calidad del aire tiene un impacto evidente en la salud humana. Según la OMS, estar expuesto a lugares con mala calidad del aire de forma continuada puede producir lo que ha denominado como “Síndrome del edificio enfermo». Este síndrome recoge toda una serie de enfermedades originadas por estar expuesto a una concentración de CO2 en el ambiente más alta de la recomendada.

Una mala calidad del aire está íntimamente relacionada con problemas cardiovasculares, pulmonares, e incluso mentales. El exceso de partículas en el ambiente afecta a la calidad del trabajo, puede causar fatiga y una menor productividad.

El hecho de renovar el aire influye en una menor transmisión de enfermedades de transmisión aérea. Con el COVID-19 se ha demostrado la efectividad de los medidores de CO2.

¿Cómo funciona el medidor de CO2?

El funcionamiento del medidor de CO2 es sencillo. Se utilizan una serie de sensores infrarrojos (no dispersivos) que actúan como método de detección de gases. Estos sensores ofrecen datos como el tipo de átomo que se encuentra en el ambiente: dióxido de carbono, dióxido de azufre, metano, etc.

Cada átomo tiene una longitud de onda determinada, la función de los sensores es detectar esa longitud de onda e identificarla con un componente ambiental. En el caso del dióxido de carbono, es un gas que necesita de un sensor de infrarrojo para medir su concentración.

Ya tenemos las estadísticas del futuro: altos porcentajes de contaminación, sobrepoblación, desertificación. El futuro ya esta aquí (Gunter Grass).¡Haz volar al pajarito!

El funcionamiento de este sensor de infrarrojo se basa en emitir un haz de luz imperceptible para el ojo humano, pero que tiene una longitud de onda que consigue absorber el CO2 del ambiente. Este dióxido que se ha absorbido es devuelto de forma atenuada, la cantidad devuelta será proporcional a la concentración del gas.

Es muy importante dejar claro que un medidor de CO2 no exime de ventilar una sala. No tiene capacidad por sí mismo de purificar el ambiente.

Características a tener en cuenta en un medidor de CO2

Debido a la pandemia del COVID-19, los medidores de CO2 se han hecho populares para un público que no es experto en el tema. Por eso, estos son unos aspectos a tener en cuenta para comprar uno de estos instrumentos:

  • Solo mide CO2 o también otros parámetros del aire.
  • La amplitud de unidades legibles (mínimas y máximas). También si ofrece datos precisos y buena resolución en las medidas.
  • La facilidad de uso es esencial. Muchos medidores indican mediante colores la calidad del aire, de verde a rojo según empeore la calidad.
  • Almacenamiento de datos para conocer la evolución de la concentración de CO2 en el ambiente. Muchos medidores no solo indican la concentración en un momento preciso, sino que acumulan los datos para dar un registro completo.
  • La portabilidad es esencial si se piensa en escuelas u oficinas ya será probable que haya que trasladarlo a las distintas estancias.

Si te ha gustado el artículo, también te recomendamos:

Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!
Proyecto Tierra

Nos apasiona la naturaleza, subir y bajar montañas y ver animales en libertad. Aprendemos del mundo natural a cada paso que damos mientras nos asombramos de su grandeza y majestuosidad. Soñamos con un mundo sano y sostenible. Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las novedades.

Deja un comentario