Residuos industriales: ¿Qué son? Clasificación y gestión

El sector industrial es responsable de más del 16% del PIB mundial. Sin embargo, es necesario pensar sobre los residuos industriales que se generan, para así seguir mejorando hacia una industria más sostenible.

En los últimos años ha crecido exponencialmente la educación medioambiental y se está empezando a tener conciencia del impacto de nuestras actividades en el planeta. Este cambio de paradigma ha provocado que el tratamiento de los residuos industriales y su gestión sea un aspecto esencial de muchas empresas.

El cambio climático ya está aquí y sus consecuencias no pueden ser más perceptibles. Es por ello que muchas organizaciones están empezando a concienciar a las empresas sobre la adecuada gestión de sus residuos. La finalidad de estas organizaciones es preservar el medioambiente y que las empresas no se salgan de la legalidad en esta materia.

El desarrollo sostenible se basa en el crecimiento económico, industrial, cultural, etc, sin condicionar las oportunidades de las generaciones futuras. En este sentido, la gestión de los residuos industriales, muchas veces muy contaminantes, está en el punto de mira.

¿Qué son los residuos industriales?

Los residuos industriales son aquellos que proceden de diversos procesos de fabricación, transformación, utilización, limpieza, consumo, o mantenimiento. Solo se considera residuo industrial aquellos que han sido generados mediante la actividad industrial. La Ley 34/2007 del 15 de noviembre excluye de la clasificación de residuos industriales las emisiones generadas hacia la atmósfera.

La persona física o entidad productora (persona o empresa) debe tener una voluntad clara de querer desprenderse de los residuos industriales. Es importante que esos residuos no sean municipales, sino generados por una actividad industrial de carácter privado. Solo aquellos residuos procedentes de lo que se considera «industrial» puede acogerse a esta tipología de residuos.

La Ley 34/2007 del 15 de noviembre hace referencia a lo que es un residuo industrial: «cualquier sustancia u objeto sobre la que su poseedor tiene una intención de deshechar o la obligación de desechar».

Tipos de residuos industriales

No todos los residuos industriales son iguales, se diferencian en su tratamiento, procedencia, peligrosidad o componentes, entre otros. En base a esto, podemos diferenciar entre residuos industriales no peligrosos o residuos industriales peligrosos o tóxicos.

Dependiendo la peligrosidad de los residuos, el propietario puede decidir cómo desecharlos. Si los residuos no son peligrosos o tóxicos lo más común es acudir a un punto limpio o un centro de tratado de residuos específico.

Los árboles son los esfuerzos de la tierra para hablar con el cielo que escucha (Rabindranath Tagore).¡Haz volar al pajarito!

La Ley 22/2011 permite realizar el tratamiento individual de los residuos, es decir, el productor puede gestionar por sí mismo los residuos industriales que genera con su actividad. También permite delegar el tratamiento de los residuos a una empresa o entidad externa. El encargado de tratar estos residuos tendrá que recoger la conformidad de dicho procedimiento.

La Ley permite la elección entre una gestión de los residuos mediante una entidad pública o privada que recoja los residuos. Las entidades sociales también están incluidas dentro de las empresas que pueden tratar este tipo de residuos.

Gestión de residuos industriales

El sistema de gestión de los residuos industriales cambia dependiendo de la procedencia de los mismos. Aún así, sean peligrosos o no deben cumplir una serie de obligaciones, la más importante asegurar la llegada de los residuos en condiciones óptimas desde la empresa productora a la empresa de gestión de esos mismos residuos.

Por ello, es necesario utilizar un transportista autorizado, debe estar previamente registrado en transporte y gestión de residuos y correr con el gasto de su actividad.

En el tratamientos de los residuos industriales hay que comprender primero qué es la gestión. Se entiende como la recolección, transporte y reciclaje de todo el material desechado por las empresas debido a una actividad de origen industrial.

Procedimientos en el tratamiento

Los diferentes procedimientos en el tratamiento de estos residuos se pueden llevar a cabo de una forma mucho más sostenible con el medioambiente. Por motivos económicos no siempre se utilizan los métodos más eficientes ecológicamente. Los procedimientos siguientes son los más económicos, no los más sostenibles.

Por un lado, el tratamiento físico, biológico y químico se encarga de transformar los residuos en otros residuos menos dañinos para el medioambiente. También trata los residuos para que puedan ser materia prima para fabricar otros productos.

La incineración se presenta como otra alternativa para gestionar los residuos industriales, se basa en el quemado de los mismos generados por las diversas entidades. Este es el método de gestión más común, es el más económico, pero no permite la reutilización de esos materiales como materias primas para la fabricación de otros productos.

No todos los residuos industriales se pueden incinerar. Es importante tener en cuenta que los residuos industriales que sean tóxicos o muy contaminantes no pueden quemarse, el hecho de quemar estos deshechos liberaría a la atmósfera gases contaminantes.

Vertido de residuos

Otro método de gestión es el de vertido de residuos en puntos específicos para ello. Los vertederos están disponibles en cada municipio y teóricamente aseguran la correcta gestión de los residuos ya que deben seguir unas políticas reguladas.

Los vertederos deben garantizar que los residuos procedentes de las industrias, al igual que el resto de residuos, no contaminen las aguas, la tierra, otros productos, y que no expulsen gases tóxicos o altamente contaminantes a la atmósfera.

Residuos muy contaminantes

Existen otros residuos industriales muy contaminantes. Es el caso de los procedentes de la industria química y petrolera, que no pueden ser tratados por ninguno de estos métodos. En este caso, su gestión se delega en una empresa pública o privada especializada que debe asegurar que esos residuos industriales no resulten perjudiciales para la salud, y que nadie los pueda ingerir o tocar.

Estas empresas deben tener una conciencia medioambiental que garantice que no se verterán los residuos a las aguas, contaminarán la tierra o se desprenderán gases tóxicos a la atmósfera.

Si te ha gustado este artículo, también te recomendamos:

Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!
Proyecto Tierra

Nos apasiona la naturaleza, subir y bajar montañas y ver animales en libertad. Aprendemos del mundo natural a cada paso que damos mientras nos asombramos de su grandeza y majestuosidad. Soñamos con un mundo sano y sostenible. Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las novedades.

Deja un comentario