Suricato (o Suricata): Costumbres, características y curiosidades

Los suricato (o suricatas) son animales bastante conocidos por su apariencia y comportamiento, pero especialmente por su carisma y simpatía. Conoce a continuación las costumbres, características y curiosidades del estilo de vida de los suricatos.

¿Qué son los suricatos y dónde viven?

Los suricatos, o simplemente suricata, son una especie de mamíferos que habita principalmente en los desiertos de África. Son muy característicos por su aspecto simpático y comportamiento sociable.

Pertenecen a la familia de las mangostas, y son muy conocidos por tener un cuerpo alargado, al igual que sus extremidades y cola. A pesar de su pequeño tamaño, son animales muy inteligentes y ágiles. La colaboración les permite evitar el peligro y conseguir alimentos más fácilmente.

Costumbres sociales de los suricatos

Esta especie vive en conjunto con otros suricatos de la misma familia. Es decir, permanecen en una agrupación.

Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales (Mahatma Gandhi).¡Haz volar al pajarito!

Los grupos se componen por una pareja de suricatos y sus descendientes, y procuran defender su territorio de otros grupos. Una colonia de suricatos puede tener hasta 40 integrantes, aunque la cantidad puede variar.

Pueden existir clanes de suricatos compuestos por varias familias. Estos trabajan en conjunto para cuidar y alimentar a las crías y protegerse de los depredadores.

Son muy impresionantes por el trabajo en equipo que realizan. Cada suricato lleva a cabo una tarea importante para cuidar de su grupo familiar.

Por ejemplo, la gran mayoría de los integrantes del grupo, se esfuerzan en buscar comida del suelo. Otros suricatos, machos y hembras, se encargan de proteger a los demás suricatos de cualquier ataque. A estos últimos se les conoce como suricatos centinelas, y permanecen despiertos por la noche mientras los demás suricatos duermen.

Comportamiento y supervivencia

Los suricatos viven en madrigueras que ellos mismos cavan para refugiarse durante la noche. También suelen utilizar sus canales para protegerse de la lluvia y los climas desfavorables.

Las madrigueras tienden a ser no muy profundas pero son bastante extensas. En ellas, los suricatos pueden permanecer a salvo y bajo una temperatura adecuada para ellos. En ocasiones ocupan madrigueras abandonadas de otros suricatos u otras especies.

Para sobrevivir, los suricatos salen durante el día a cazar y encontrar alimentos. Por las noches, permanecen dentro de sus madrigueras para mantenerse protegidos y cómodos. En caso de peligro, los suricatos emiten un sonido que alerta al resto de la colonia para refugiarse lo más pronto posible.

Sus principales depredadores son las aves, como águilas, halcones y otras aves de presa. Normalmente les sorprenden escapando a sus guaridas. En menor medida, los chacales también tratan de cazar a los suricatos. En este caso, existe mayor posibilidad de escape, al ser rápidos y ágiles para esquivar los ataques.

Dieta de los suricatos

Los suricatos son animales carnívoros e insectívoros. Se alimentan de los insectos que encuentran en la tierra y ocasionalmente de vertebrados que logran cazar. Los escarabajos, mamíferos pequeños y los arácnidos, componen la dieta principal de esta especie.

También se alimentan de los huevos de algunas aves y de vegetales. Los suricatos deben encontrar comida la mayoría del tiempo, así que poseen una dieta variada. Sin embargo, los escarabajos son el alimento más frecuente para esta especie.

Reproducción de los suricatos

Las suricatas hembra pueden tener crías dos o tres veces durante todo el año. El tiempo de gestación es de hasta 3 meses, y dan a luz a un máximo de 4 suricatos.

Muchos suricatos machos en celo se separan de su grupo para encontrar pareja en otras madrigueras o clanes. Esto se debe a que dentro de un clan de suricatos solo se reproduce la pareja dominante.

El proceso de copulación es bastante simple para los suricatos. Este consiste en el acercamiento del macho a una hembra. Puede haber resistencia de parte de la suricata hembra hasta que finalmente el macho consigue copular.

La suricata hembra permanece con su grupo hasta dar a luz. Las crías recién nacidas se mantienen dentro de la madriguera. Es papel de la madre poder nutrirlos con los alimentos que ella caza para ellos. Mientras tanto, los demás suricatos ayudan a la protección de las crías, así como su alimentación.

Los padres también son partícipes en la protección de las crías ante la aparición de cualquier depredador.

Cuando las crías cumplen un año y medio de vida, estos comienzan a formar parte del grupo y a realizar tareas en conjunto. Los suricatos pueden reproducirse una vez cumplidos los dos años de vida.

suricato

Hábitat de las suricatas

El hábitat de los suricatos es especialmente rocoso, amplio y árido. Generalmente se encuentran en zonas como desiertos y praderas, llenos de tierra en donde pueden cavar y crear madrigueras. Pueden encontrarse también en sabanas abiertas y llanuras.

Lo más importante para los suricatos es el suelo, ya que realizan sus refugios debajo de este. El suelo debe permitirles encontrar sus alimentos y formar canales extensos que los mantenga en una temperatura adecuada.

El suricato y su vida salvaje

Los suricatos poseen un estilo de vida bastante libre y en compañía. Esta especie destaca por el trabajo en equipo y su buena capacidad de supervivencia incluso en el hábitat de sus depredadores.

Debido a lo mencionado, esta especie requiere de una vida salvaje en su hábitat correspondiente. No deben ser considerados como animales domésticos para tener en casa ni de compañía.

Adopta el ritmo de la naturaleza; su secreto es la paciencia (Ralph Waldo Emerson).¡Haz volar al pajarito!

Como ya se ha mencionado, los suricatos son bastante territoriales y pueden comportarse agresivamente si se invade su espacio. También son muy exigentes puesto que requieren de un ambiente adaptado a sus necesidades.

Los suricatos no son animales domésticos debido a sus necesidades sociales. Sus manadas los mantienen muy entretenidos y seguros. Juntar a un suricato con otro suricato, no se considera una solución ante el problema de mantenerlos en compañía. Se debe a que los suricatos solo permanecen en un grupo que los acepte o que estén compuestos de su propia familia.

De lo contrario, cualquier suricato que sea obligado a juntarse con otro suricato, traerá problemas de comportamiento. Por la misma razón de ser muy territoriales, pelearán por mantener su propio espacio.

Los suricatos viven mucho mejor en compañía de su grupo y bajo sus condiciones ambientales normales. No se recomienda adoptar o mantener a un suricato como mascota de compañía bajo ningún contexto por el bien del mismo.

Si te ha gustado el artículo, también te recomendamos:

Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales ¡Muchas gracias!
Proyecto Tierra

Nos apasiona la naturaleza, subir y bajar montañas y ver animales en libertad. Aprendemos del mundo natural a cada paso que damos mientras nos asombramos de su grandeza y majestuosidad. Soñamos con un mundo sano y sostenible. Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las novedades.

Deja un comentario